Blog

Himno, by Jane Johnson

2017-02-23

Himno

 

Glorifiquemos ahora la guerra

y los frutos de la batalla;

victoriosos gocemos de lo merecido

concedido por Dios Todopoderoso:

¡Nuestra es la Tierra!

¡Nuestros los seres que habitan su superficie!

Nuestros: el aire, el agua,

las piedras preciosas y las comunes:

todos nuestros.

 

Este humo que huele a petróleo

a llanta quemada y a carne humana,

nuestro.

Este río que fluye ya no agua dulce

sino lágrimas, odio y sangre,

nuestro.

Estos campos y calles hechos desierto,

trinchera, mudo cráter, cementerio,

nuestros.

 

Los huérfanos y las viudas son nuestros.

Los mártires, muertos, olvidados, dolidos,

perdidos, heridos, rotos y locos

son nuestros.

 

Nuestros son: los hemos creado,

los hemos ganado.

Celebremos todo esto:

La victoria es dulce.

 

Jane Johnson

            febrero 2005

            Austin TX

 

Una nota

Amigos y colegas: espero que este poema (ya un poco viejo, pero trágicamente, relevante) sirva como recordatorio, advertencia y expresión de solidaridad. Si nos han horrorizado las guerras en Irak y Afganistán, si no aceptamos que el estilo de vida americana valga cien mil vidas o más cada década, tenemos que hacer todo lo posible por enfrentar y detener los procesos políticos que ahora están llevándonos hacia la guerra una vez más. Recordemos que el Presidente de aquella época, aunque ignorante, mentiroso y aparentemente desalmado, era coherente y según muchos, perfectamente cuerdo. Ahora no tenemos ese lujo, falta muy poco para que las Autoridades identifiquen a un Enemigo Mortal –digamos, Irán- y se dediquen a destruirlo. En este sentido como en todos, es hora de resistir.

Abrazos: JJ

 

Hymn

 

Now let us glorify war

and the fruits of battle;

victorious, let us enjoy what we have earned,

what God Almighty has granted:

Ours the Earth!

Ours the beings that inhabit her surface!

Ours the air, the water,

stones both precious and common:

All ours.

 

This smoke that stinks of oil,

burning tires and human flesh,

Ours.

This river, once fresh water

but now flowing tears, hate and blood,

Ours.

These fields and streets turned to desert,

trench, mute crater, cemetery,

Ours.

 

The orphans and the widows are ours.

The martyrs, the dead, the forgotten, the hurt,

the lost, the wounded, broken and insane,

Ours.

 

Ours: our creation,

our spoils.

Let us celebrate:

Victory is sweet.