Blog

Marcha por los derechos de los pueblos indígenas y contra la minería de carbón en Eagle Pass

2016-04-25

El Sábado 16 de Abril 2016 hubo una marcha dirigido por pueblos Indígenas de Texas en contra de la mina Dos Repúblicas en el pueblo de Eagle Pass, Texas–una mina que está contaminando el medio ambiente y a la vez destruyendo sitios históricos de los pueblos indígenas de Texas.  

Fui invitado por Dr. Tane Ward, organizador en colectivo Equilibrio Norte y Siera Club. Después de entender la gravedad de la situación me comprometí. Marché por la justicia ambiental, porque creo que todos tenemos derecho a vivir en un medio ambiente saludable y seguro. Marché por los derechos de los pueblos indígenas de esta región dividido por la frontera, quienes han sido abusados por el estado y por las compañías privadas.

Me levanté a las 5 de la mañana, desayuné y tomé el CapMetro hacia la Plaza Mariposa. De ahí esperé el camión que salió alrededor de las 6:45 para Eagle Pass, junto con un grupo de personas de Austin. Hicimos una parada en San Antonio para recoger a más personas, incluyendo trabajadores del sindicato Southwest Workers Union. Tomamos casi cuatro horas en llegar a la destinación. Al momento de llegar, como a las 10:30 de la mañana, nuestros compañerxs ya estaban empezando a marchar. Nos bajamos del camión y alcanzamos a la multitud de gente que llegaron desde varias ciudades tejanas como Dallas y Houston, hasta de Los Angeles, California!

Durante toda la marcha recorrimos 14 kilómetros desde el centro del pueblo de Eagle Pass hasta el sitio exacto donde está ubicada la mina Dos Repúblicas, en una zona rural (cercas de la ciudad de Piedras Negras, Coahuila). Los organizadores de la marcha se pusieron de acuerdo con oficiales de Eagle Pass para obtener una escolta policíaca que nos acompañó. Nuestro grupo ocupó un carril completo de una calle principal del pueblo. Parábamos tráfico en el camino. Combinando gritos de protesta con cantos y rezos, vocalizamos nuestro mensaje a todas las personas que íbamos pasando. “¿Que Queremos? ¡Que cierren la mina! ¿Cuando¡Ahora!” Unas compañeras iban quemando humito de copal en un sahumador (popochcomitl) durante toda la jornada para fortalecer el ánimo.

Foto por Vanessa Ramos

Foto por Vanessa Ramos

Miembros de la comunidad de Eagle Pass mostraron su apoyo de varias formas. Salían de sus hogares para grabar la marcha en sus cámaras y hecharnos porra. Los que iban pasando en auto pitaban. A la mitad del camino tomamos un pequeño descanso en el estacionamiento de una iglesia. Aquí había un puesto de voluntarios que regaló sandwiches de jamón, tacos de huevo y panela, fruta y galletas, gatorades y agua, para todos los que participaban en la marcha. Un grupo de danzantes mexica del kalpulli Ameyaltonal, junto con otras danzantes, danzaron en honor de tonantzin.

Foto por Vanessa Ramos

Foto por Vanessa Ramos

Después, seguimos el camino.

Poco a poco, nos alejamos más y más de lo urbano y entramos en una zona rural (La caminada me recordó de las peregrinaciones que he hecho con mi padre entre los pueblos de Tequila y Magdalena en Jalisco). En un camino empedrado empezamos a pasar ranchitos donde se veían bastantes vacas y caballos. Pasamos un pequeño arroyo donde el agua contaminada casi brillaba de lo anaranjado y verde que estaba. Con el sol cayendo fuerte por encima, alrededor de la 3:30 logramos a llegar hasta la entrada de la mina donde se encontraban dos guardias. Les echamos unos gritos de guerra, seguimos nuestros cantos para que los escucharan. Seguimos marchando hasta llegar a un rancho en frente de la mina que nos recibió con un banquete.  

Después de un rezo guiado por un niño de la tribu Carrizo-Comecrudo había una serie de pláticas breves dados por diferentes líderes indígenas Lipan Apache, Comanche, Carrizo-Comecrudo, Coahiultacan, la organización American Indian Movement (AIM) de Texas, y también por líderes locales de Eagle Pass. La señora Martha Baxter con la asociación del medio ambiente y la salud pública nos platicó de las amenazas que varios organizadores han recibido. Aunque no se ha comprobado, hay alegaciones que los empresarios mineros están liados con los carteles. El Dr. Jonathan Cook, representante de la nación Comanche platico de cómo su nación reconoce el sitio donde está localizada la mina como sitio sagrado e histórico para los Comanche y para varios pueblos indígenas de Texas. ¿Cómo te sentirías tú al ver una excavadora en el cementerio de tus antepasados?

Una señora Coahiulteca Maria Torres explicó cómo la existencia de la mina quiebra varias leyes. Por ejemplo, debido a una ley Estadounidense el carbón se considera de tan baja calidad que es demasiado sucio para ser refinado en los Estados Unidos, así que se transportan las cargas de carbón a través las vías del tren por la frontera en Piedras Negras. Pero la contaminación no reconoce las fronteras hechos por el hombre. La mina Dos Repúblicas contribuye a la contaminación del Río Grande que atraviesa la frontera.

Después de las pláticas, un miembro de la tribu Carrizo-Comecrudo realizó una danza de los venados. Y de nuevo el mismo kalpulli danzó, esta vez en honor de los cazadores.

Un aspecto histórico de esta marcha fue la cantidad de organizaciones y pueblos que colaboraron para protestar contra la mina. Además de todos los pueblos que he mencionado, el colectivo Alma de Mujer de Austin estaba presente, y hasta la organización chicana Brown Berets (Boinas Cafés) salió a apoyar. Una compañera me acordó que aunque participaron aproximadamente 150 personas en la marcha, hubieran sido muchos más si no fuera por la aduana de migración que está en las afueras de Eagle Pass hacia el norte que limitó a la participación de nuestros compañerxs sin papeles quienes corrían el riesgo de deportación. Se dice que en caso de que la mina no se cierre, el puro hecho de que haya ocasionado la reunión de tantos pueblos indígenas, que estaban en conflicto desde hace mucho tiempo, es un bien que salió de todo el lío.

Foto por Vanessa Ramos

Foto por Vanessa Ramos

Esta lucha contra la mina no ocurre solo en Eagle Pass. Desafortunadamente esta lucha es muy parecida a muchas otras luchas de comunidades por todo el hemisferio desde el Sur hacia el Norte. Con una resistencia firme y persistente seguimos con la creencia que la meta de la marcha se realizará algún día pronto.  

 

Puedes apoyar con tu firma en esta petición: < www.change.org/p/stand-now-with-native-peoples-of-the-americas-in-opposition-of-the-eagle-pass-coal-mine >

Otros vínculos con mas información se encuentran aquí:
< https://equilibrionorte.org/2015/12/18/a-tale-of-two-republics-native-resistance-to-coal-mining-in-texas/ >

< https://www.texastribune.org/2016/04/13/native-american-groups-join-effort-against-coal-mi/ >

< http://fusion.net/story/292229/native-americans-protest-texas-border-coal-mine/ >

< http://xicanation.com/video-historic-gathering-in-eagle-pass-tx-unites-native-texans-xicanx-and-local-community-in-call-to-shut-down-the-dos-republicas-coal-mine/ >

*Featured image por Bryan Parras

About Michael Reyes Salas

Michael Reyes SalasMichael was born in Bellflower, California. He grew up in several cities within the San Gabriel and Pomona Valleys of Los Angeles County, San Bernardino County, and also lived a total of three years between the city of Xalapa, Veracruz and the pueblo of Tequila, Jalisco. After finishing high school in México, he returned to California obtained a GED, enrolled in Citrus Community College in the city of Glendora, and transferred to The University of California, Los Angeles where he graduated in 2014 with a B.A. in English and a minor in French. He entered the Graduate Program in Comparative Literature at the University of Texas at Austin in the fall of 2014. His research has been funded by Mellon Mays, Ford Foundation and the Social Sciences Research Council.

Michael Reyes Salas