Melancolías Chilenas: ¿Víctor Jara en la Rolling Stones?

Hoy ando melancólico de mi país, de las cosas que allá están sucediendo mientras yo me impongo a mí mismo el ostracismo de hacer un doctorado en el extranjero. Y veo en este momento la fuerte carrera presidencial que se da por el sur, los ataques de un candidato a otro y el descontento general de la gente con todo lo que tiene que ver con política. Veo como los colegios están en “toma”, como la exdirigente estudiantil Camila Vallejo hace campaña junto a la expresidente Bachelet. Y en el ámbito más micro, veo como van a cerrar el Galpón Victor Jara, un recinto muy usado para conciertos no tan masivos.

Pero más que el lugar y los recuerdos que puede gatillar fue su nombre lo que pesó en mi melancolía, y volver a leer sobre Jara no ayudó mucho. Para aquellos que no saben Víctor Jara fue un cantautor, director de teatro, actor y multifacético artista chileno, que en la época de la Unidad Popular se presentó como unas de las voces representativas de la canción de izquierda. Su música es hermosa y, muy parecido con lo que pasa con Violeta Parra, muchas veces menospreciada en esta categoría de “Folklorista” bajo la cual en Chile se suele silenciar a sujetos que hacen una fuerte investigación muy ligada a sectores populares y menos acomodados de la sociedad.

Jara fue asesinado en la dictadura de Pinochet, fue fusilado, pero antes soldados le quebraron las manos en una de las tantas muestras de crueldad de esa época. Y hace un par de semanas lo vi de nuevo, esta vez ocupando uno de los lugares en una lista de lo que la revista Rolling Stones llama: “15 Rock & Roll Rebels”. No sé si Jara será parte del Rock & Roll, es más ni siquiera sé si podrías llamarlo un rebelde, pero busco justicia hasta el final y pagó con su vida esa búsqueda. En todas partes habrán detractores del comunismo (Jara era un activo comunista) y gente que despolitice sus canciones (como la hermosa “Te recuerdo Amanda”), pero finalmente está ahí, en una lista loca al otro lado del mundo, compartiendo el espacio con gente como Fela Kuti, volviendo a ser recordado por su resistencia y el no querer rendirse.  Hoy el estadio donde fue fusilado lleva su nombre en recuerdo de él que fue la voz de tantos otros que murieron allí.

Nada de esto cura mi melancolía, pero quizás pueda compartirla un poco con ustedes; con una canción triste, digna de un momento melancólico:

1 comment

Deja un comentario