Religión, política y otros «milagros»

En marzo de 2011 la PMLA publicó un artículo titulado “On Understanding Everything: General Education, Liberal Education, and the Study of Religion”. En él, Amy Hollywood critica las políticas universitarias sobre el estudio de la religión, argumentando que en la mayoría de los programas solo se enseña desde lo descriptivo, si es que se enseña. Hollywood propone entender y analizar el pensamiento o los pensamientos religiosos por la influencia que tienen en grupos en el poder, y por la manera en que moldean la forma como las personas se ven a sí mismas y perciben su mundo.

Basílica 2

En el caso de Latinoamérica, los intentos que se dan en el siglo XIX, debido al nuevo humanismo, por proscribir a Dios y a la religión del espacio civil y hacer prevalecer la razón sobre la fe, llevó a la sociedad tanto al laicismo y al anticlericalismo como a un retorno al más férreo tradicionalismo. Esto sesgó en su momento el estudio de la religión dentro de las instituciones de enseñanza superior, acotándolo a la exploración de sus aspectos históricos, intelectuales, sociales y culturales. En la actualidad, se busca que esto cambie y que los estudios religiosos se incorporen al currículum de más universidades, revisándose la religión y las religiones desde lo histórico, lo ideológico y lo cultural, pero también analizándose la retórica que utilizan para atraer y convencer a sus fieles.

Religion, politica

Relacionado con esto aparece en 2012 el libro Religión, política y cultura en América Latina. Nuevas miradas, publicado por la Universidad de Santiago de Chile, que habla del surgimiento de una crítica más interesada en entender el problema de la religión y revisar su influencia en las mediaciones culturales que se dan entre los ciudadanos y sus decisiones políticas. Con el surgimiento de grupos religiosos que se mueven en las esferas del poder, no solo los católicos como los Legionarios de Cristo, o los cristianos como los Pentecostales, la cara de la religión ha cambiado ante los ojos de la academia, presentándose con ello la necesidad de entenderla desde distintos ángulos.

En un mundo donde 7 billones de personas reconocen ser parte de una religión o creer en conceptos religiosos que rebasan lo empírico; en un continente en donde vive casi la mitad de todos los católicos del mundo junto con otros muchos adscritos a otras religiones; en donde un número importante de leyes se toman con argumentos que involucran algún tipo de creencia o perjuicio religioso; en donde una parte importante de la sociedad sigue buscando en la religión la respuesta a sus preguntas o forzando a otros a hacerlo, se vuelve relevante la propuesta de Amy Hollywood: releer los textos y los movimientos religiosos como la fuente de uno de los discursos ideológicos más importantes en la conformación del ser humano. Basílica

Deja un comentario